YOGA YIN

El yoga Yin (como opuesto o como complementario del yoga Yang) es una práctica suave, intensa y meditativa con posturas mantenidas durante varios minutos que tienen un efecto sutil pero poderoso a nivel físico, emocional y mental.

BENEFICIOS FÍSICOS DEL YIN…
Cuando practicamos asanas de Yin, nuestros músculos se mantienen pasivos y podemos incidir directamente en los tejidos conectivos más internos del cuerpo: tendones, ligamentos y fascia. Uno de los beneficios físicos de este estilo de yoga es que aporta “jugosidad” a las articulaciones, aumentando su elasticidad al regenerar la fluidez del líquido sinovial que se va agotando con la edad. También contribuye a la salud de nuestros órganos internos. Según la visión Daoísta en la que se basa el yoga Yin, los órganos internos están conectados con una red de meridianos o “caminos electromagnéticos”. Mantener las posturas más tiempo estimula el flujo de energía vital por los meridianos, los cuales nutren a sus correspondientes órganos internos ayudándoles a desarrollar mejor su función, a la vez que se gana vitalidad y un mayor equilibrio emocional.

EL ELEMENTO EMOCIONAL...
En el Daoísmo, cada uno de nuestros órganos internos principales está asociado con un grupo concreto de emociones (p.ej., hígado e ira; riñón y miedo; pulmón y tristeza, etc.). Si nuestros órganos están débiles y carecemos de energía vital, nuestras emociones se resentirán. Y al contrario: si nuestras emociones están desequilibradas, puede que nos cansemos con más facilidad y hasta que nos enfermemos. Desbloquear la energía y hacerla fluir por los meridianos con las posturas de Yin, no solo mejora el funcionamiento físico de nuestros órganos, sino que hará que estemos más sanos emocionalmente. Con un hígado fuerte, por ejemplo, es más probable que las cualidades de generosidad y bondad sean parte integral de nuestro carácter.

PARA LA MENTE Y PARA EL MUNDO…
Permanecer más tiempo en una asana también nos da la oportunidad de hacer “inventario interno” y desarrollar una relación sincera con nuestros sentimientos y emociones, sin tener que reaccionar y actuar inconscientemente a partir de ellos. Es una forma de generar un espacio donde se puedan dar respuestas creativas con un gran impacto potencial: a medida que abandonamos los hábitos reactivos en nuestras relaciones con otros, traemos más paz a nuestras comunidades. Contrarrestar nuestros estilos de vida Yang actuales con prácticas Yin puede significar más armonía en muchos diferentes aspectos de nuestras vidas.

EL ENFOQUE ESTACIONAL…
Cada estación del año tiene un elemento o cualidad energética según el Daoísmo, así como un par de órganos internos predominantes con sus emociones asociadas (p.ej., invierno – agua – riñón/vejiga – miedo; primavera – madera – hígado/vesícula biliar – ira, etc.). Observar la energía en la naturaleza a medida que el año avanza y las estaciones cambian, nos ayuda a vivir más armonizados con nuestra propia naturaleza y necesidades… ¡Al igual que una práctica de yoga Yin enfocada en los meridianos, órganos internos y emociones de cada estación!

Estacional

Haz clic para saber más, lee estos artículos (en inglés) sobre el YOGA YIN en general o el ENFOQUE ESTACIONAL en concreto.

 

¿TE GUSTARÍA VENIR A PROBAR UNA CLASE DE YIN? ¡CONTÁCTAME Y LO ARREGLAMOS!

 


 

 

 

Comments are closed.